Maestro terapeutico

Maestro terapeutico

domingo, 27 de diciembre de 2015

Maestra terapéutica aconseja: disminuyendo los problemas de conducta en nuestros estudiantes usando principios psicoeducativos

En Maestros terapéuticos creemos que cambiar las conductas disruptivas de los estudiantes debe ser, primero que todo, un proceso de aprendizaje para los niños. Para ser efectiva y duradera, las estrategias que los maestros usemos para enseñar nuevas y mejores conductas a los niños debe incluir importantes aspectos cognitivos (pensamiento y actitudes), afectivos (sentimientos y emociones) y conductuales o de comportamiento. En Maestros terapéuticos también creemos que todos los individuos, a todas las edades, elegimos o seleccionamos aquello que queremos hacer; la conducta no elige al individuo, el individuo elige su conducta. Elección o selección siempre implica control; conducta que seleccionamos es conducta que controlamos. Porque creemos firmemente que nuestra conducta es nuestra selección, también creemos que todos los niños, incluyendo niños con pobre auto-control, pueden aprender nuevas y mejores maneras de comportarse. Un principio fundamental en Maestros terapéuticos es: conducta que controlamos es conducta que podemos cambiar. Este poderoso principio psicoeducativo nos anima y nos fortalece durante nuestro retador día de trabajo. Ahora nuestro desafío mayor consiste en inspirar a nuestros estudiantes con problemas recurrentes de conducta a que también crean.

Cuando los maestros, consistentemente y sistemáticamente, siguen principios terapéuticos en su salón de clases, pueden influenciar y orientar la dinámica ya tirante entre un maestro y un estudiante, moviendo al estudiante paulatinamente de una actitud de confrontación hacia una nueva  actitud de cooperación. La relación maestro-estudiante es la clave. Una interacción maestro-estudiante diestramente  manejada por el maestro se puede convertir en una poderosa herramienta de cambio para modificar cualquier conducta. Con rapport (compenetración y una buena relación),  mensajes optimistas y expectativas altas los maestros terapéuticos logramos debilitar conductas que interrumpen las lecciones en el salón de clases, reemplazandolas con conductas enfocadas y estudiantes motivados.

Poderosos principios psicoeducativos para los maestros terapéuticos

  1. “Un solo tamaño no ajusta a todos por igual.” Para tener éxito en modificar la conducta del estudiante típicamente disruptivo debemos reconocer y entender al individuo que existe en cada niño. Las necesidades sociales y emocionales de cada alumno son particulares para ese alumno; en otras palabras, esa técnica disciplinaria que tanto nos gusta porque produjo tan buen resultado con Rubén no necesariamente va a generar el mismo resultado en Manuel. Esto nos obliga a ser originales y creativos.
  2. Mensajes positivos con expectativas altas producen conductas positivas. Crítica negativa con expectativas bajas producen respuestas (conductas) negativas. Lo que anticipamos es lo que recibimos.
  3. La calidad de nuestras interacciones con nuestros estudiantes depende enteramente de los mensajes que les comunicamos. Para relaciones terapéuticas y que promueven conducta positiva en los niños tenemos que usar lenguaje positivo; no existe otra manera.
  4. Con el simple hecho de cambiar nuestros mensajes a los estudiantes de crítica y cuestionamiento a apoyo y optimismo logramos moldear la conducta del salón y tener un mejor control de nuestra clase.
  5. Cambiando la manera como respondemos a intercambios tirantes y a conductas alteradas logramos cambiar la atmósfera del salón.
  6. Algunas veces, sentir rapport hacia determinado estudiante ocurre de manera natural y espontánea, pero en la mayoría de las ocasiones, establecer y consolidar rapport con un estudiante típicamente alborotado es algo que tenemos que crear.
  7. Respondiendo de manera diferente a las conductas fuera de orden en el salón nos ayuda a sentir que tenemos el control. Controlamos la situación cuando somos nosotros, no los estudiantes, los que decidimos como vamos a actuar. Nuestro mayor poder es el poder de sentirnos retados, no amenazados, mucho menos intimidados, ante estos sucesos.
  8. Los maestros terapéuticos perciben las conductas disruptivas como una oportunidad para ayudar al estudiante a desarrollar maneras más útiles y productivas de pensar, sentir y actuar.
  9. Un estudiante disruptivo actúa sobre su conducta, pero el estudiante no es su conducta. Toda conducta es una acción, no una característica de personalidad fija en el estudiante. En otras palabras, la conducta es el problema, el estudiante no es el problema. Como toda acción o actuación, toda conducta inadaptada o disruptiva puede cambiar.
  10. Cuando acentuamos los mejores atributos y cualidades de los estudiantes los maestros nos convertimos en criaturas inspiradoras y motivadoras. No lo pongan en duda, en nuestras interacciones diarias con los niños los maestros tenemos un enorme poder: el poder de inspirar. Inspirándolos y motivándolos aceleramos el desarrollo social y emocional de nuestros estudiantes. No existe nada más alentador para un niño con problemas recurrentes de conducta que escuchar de un adulto significativo estas palabras: “Yo creo en ti y creo en tu capacidad y tu habilidad para mejorarte a ti mismo. ¿Cómo te puedo ayudar?”
  11. Podemos enseñarle a los estudiantes con problemas recurrentes de conducta lo que ellos necesitan hacer para auto-regularse y para auto-controlarse. Nuestras metas a largo plazo con estos estudiantes es el desarrollo de: entendimiento de uno mismo, auto-dirección y auto-control.
  12. A mayor entendimiento de uno mismo y mejor habilidad para tomar decisiones inteligentes, mayor es la habilidad del individuo para auto-regularse. Fíjense que estas son cualidades intrínsecas o internas del individuo y son fundamentales para la buena conducta en los niños. La conducta positiva y constructiva no depende ni de controles ni de refuerzos externos.
  13. Todos nuestros estudiantes poseen recursos internos, destrezas y habilidades que les son útiles para auto-corregirse. El rol del maestro terapéutico es identificar los recursos que el estudiante ya posee y aliarse con el niño o niña para juntos combatir un enemigo en común: la conducta disruptiva.
Lectura relacionada (Haz clic en el enlace)…
Factores que contribuyen a problemas de conducta en nuestros niños




¡Nuevo!

¡Grandes descuentos para toda la familia en DressLily!
DressLily es una de las principales tiendas del mundo de la moda, ofreciendo lo último en ropa y accesorios a precios inmejorables. Su extensa línea de productos incluye: ropa para mujeres, sweaters, cardigán, trajes de baño, zapatos, carteras y bultos, joyería, productos de belleza, productos para el cabello, ropa para hombres, juguetes para niños, descuentos y liquidaciones… ¡Y mucho más! Visítanos aquí: DressLily

Compras online disponible para los siguientes países:
Argentina, Bolivia, Brazil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, España, Uruguay y Venezuela



No hay comentarios.:

Publicar un comentario