Maestro terapeutico

Maestro terapeutico

sábado, 26 de diciembre de 2015

Maestra terapéutica aconseja: aceptando el reto de disciplinar a los estudiantes

Aunque difíciles de controlar y de dirigir, los maestros no debemos sentirnos intimidados al manejar estudiantes con conductas típicamente disruptivas en el salón de clases. Para el buen manejo de estudiantes identificados en las escuelas como estudiantes disruptivos, la conducta mesurada y auto-controlada del maestro o adulto a cargo, así como monitorizar constantemente lo que decimos y lo que hacemos al interactuar con el estudiante hacen la diferencia entre intervenciones que regularmente degeneran en coraje y hostilidad entre las partes a intervenciones constructivas y terapéuticas. Sabemos que estamos en el camino apropiado hacia mejores interacciones maestro-estudiante(s) cuando revaluamos  nuestra percepción de la conducta disruptiva de amenaza a reto. Conceptualizada como una amenaza, la conducta disruptiva del estudiante nos intimida, nos debilita y nos hace sentir inseguros. Conceptualizada como reto, sin embargo, la conducta del estudiante nos motiva a conquistarla y nos moviliza hacia la acción para alcanzar una meta. Modificar nuestra percepción de amenaza a reto es altamente beneficioso tanto para el maestro como para los estudiantes. Una actitud de reto usa lenguaje y vocabulario que consistentemente le transmite a nuestros estudiantes el mensaje de que cada conducta es una acción; nuestras acciones son iniciadas voluntariamente, y por extensión, cada individuo puede cambiar (modificar y mejorar) su conducta a voluntad. Este es un mensaje muy superior a decirle a un estudiante que su carácter o personalidad “inadaptada,” “inadecuada” o “defectuosa” son los factores determinantes en su conducta “negativa.”  Cuando usamos estas y otras etiquetas negativas, la conducta típicamente disruptiva del estudiante se convierte en nuestra máxima “evidencia” de su carácter “defectuoso” e “inadaptado.”  Ventilar nuestro coraje y frustración de esta manera puede que nos desahogue por unos momentos pero lo cierto es que hará muy poco, o nada, por mejorar la conducta del estudiante. Y este se convierte en nuestro mundo perceptible y actitudinal cuando nos sentimos bajo la constante amenaza de las conductas disruptivas de los estudiantes. Cuando ponemos en un marco nuevo (reframing en inglés) nuestra percepción, de pesimismo a optimismo, podemos iniciar el cambio en nuestra actitud que tanto necesitamos, cambio vital para sacarnos del grupo de los que simplemente evitan a los estudiantes disruptivos y colocarnos en el grupo de los que pueden ayudar y motivar a estos estudiantes.

Para influenciar al estudiante de que su cambio es posible, el paso preliminar es separar la personalidad o el carácter del estudiante de sus acciones o su conducta. Algunos ejemplos de expresiones que conectan carácter con conducta son:

  • ¡Aquí vas otra vez!
  • ¡No puedes hacer nada bien!
  • ¡Los problemas parecen seguirte!
  • ¡Que egoísta eres!

En su lugar, podemos redirigir la culpa hacia la acción o la conducta del estudiante. Por ejemplo, diciendo, “Esta conducta es egoísta” o “Te comportas egoístamente.” Como mencioné al principio del artículo, monitoreo de los comentarios que hacemos a los estudiantes ayuda a enfocarnos en mensajes que van dirigidos a aquellas conductas o situaciones que el estudiante puede cambiar y especialmente, puede mejorar.




¡Nuevo!

¡Grandes descuentos para toda la familia en DressLily!

DressLily es una de las principales tiendas del mundo de la moda, ofreciendo lo último en ropa y accesorios a precios inmejorables. Su extensa línea de productos incluye: ropa para mujeres, sweaters, cardigán, trajes de baño, zapatos, carteras y bultos, joyería, productos de belleza, productos para el cabello, ropa para hombres, juguetes para niños, descuentos y liquidaciones… ¡Y mucho más! Visítanos aquí: DressLily

Compras online disponible para los siguientes países:

Argentina, Bolivia, Brazil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, España, Uruguay y Venezuela

No hay comentarios.:

Publicar un comentario